Peru, Narrativas, Leyendas, Mitos, Religion

Leyenda de la Serpiente de Fuego

Cuenta esta leyenda que de la Huaca Chotuna salía, todas las noches hacia la Huaca de Chornancacún, situadas ambas en el sitio denominado El Muelle, jurisdicción de la hacienda Bodegones, en el Lambayeque Viejo, una luz verdosa y alargada, que en forma lenta raptaba, por las arenas que separan dichas huacas, dejando impresa una huella ancha, semejante a una rueda de carreta. Se trataba, en realidad, de una enorme serpiente, de resplandeciente luz verde, que cada noche hacía este recorrido, para alimentarse con el ganado que pastaba por aquellas regiones.
 
La leyenda popular sostiene que aquel reptil es el alma del sacerdote del santuario de la Huaca Chotuna , que va a oficiar sus ritos nocturnos de magia y encantamiento en la Huaca de Chornancacún, añadiendo que no se le puede ver regresar porque emplea el pasaje secreto y subterráneo que une a ambas huacas.
 
Ese sacerdote es un sacerdote cristiano, porque cuando el culto católico desplazó al culto solar, en las tierras lambayecanas, un sacerdote dominico de introdujo en el subterráneo o cueva de la Huaca Chotuna y, pisoteando los ídolos, terminó con todas las formas exteriores del culto propio de la religión. Pero el Sol, que quería continuar con su poder religioso lo maldijo, anunciándole que nunca más vería su disco rutilante en el Cielo; que su pecho sufriría, oprimiendo las espinas y las arenas y que se alimentaría solamente de animales.
 
Y bajo el peso de aquella eterna maldición solar, el fraile se convirtió en serpiente, cuyo cuerpo reposa constantemente sobre las arenas candentes y las espinas agudas del camino sólo sale de noche, porque no puede ver el Sol y se come el ganado, para no alimentarse sino de animales. 
 
 
(Relatado por el Señor José F. Recoba y Polo)
Visto 71 veces